CORTOMETRAJE DOCUMENTAL

Hace tres años (2017) participé en la primera edición de “Acció Curts” (organizado por DONES VISUALS) con un proyecto de cortometraje documental titulado 1500 gramos, que es el peso del cuerpo humano hecho cenizas. Con él, me proponía reflexionar sobre la práctica de la incineración. La propuesta fue seleccionada y tuve la oportunidad de presentarla en L’Alternativa y exponerla a la industria.

Hace año y medio años que mi padre murió y fue incinerado.

Inevitablemente, la propuesta fílmica ha variado. Ahora las cenizas ya no son algo impersonal, sujeto a un proceso de carácter casi industrial, sino algo íntimo. En el nuevo planteamiento del documental se entrecruzan lo subjetivo y lo emotivo. Hay una voluntad exploratoria del proceso personal de aquello que queda y sobrevive al muerto y a la muerte hecha cenizas.